Maestro Meitoku Yagi -Escrito por un periodista en la revista mensual “Aoi Umi” en febrero de 1978

Publicado: 9 febrero, 2010 en Karate/Kobudo sensei

“No me gusta hablar de Karate” me dijo Meitoku Yagi. Significa que no le gusta hablar sobre cómo puedes derrotar a un oponente mediante la técnica o cómo puedes ganar por el Karate y cosas así. Es también una de las enseñanzas de su maestro, Chojun Miyagi. Dicen que no hay hazañas de Karate en el campo de batalla sobre Chojun Miyagi. Todo karateka cuyas manos y pies pueda usar como si fueran espadas debería saber lo que Meitoku Yagi quiere decir.
Meitoku Yagi, instructor jefe del Meibukan Goju ryu Karate, nació en Kumemura, Naha, Okinawa, donde reside ahora.

No era un chico fuerte, aunque tampoco débil. Por recomendación de su abuelo, Noko, Meitoku Yagi comenzó a aprender Karate a la edad de 13 años, al pasar el examen de entrada de la escuela de enseñanza media de la Prefectura de Okinawa. Antiguamente en Okinawa los hombres solían aprender “te”. Su abuelo le llevó a casa de Chojun Miyagi Sensei.”Te pido de verdad que le enseñes Karate a mi nieto, ya que es descendiente de Jana Oyakata”* le dijo el abuelo a Chojun Miyagi Sensei.

Al maestro Miyagi lo llamaban “Busaa Maagushiku” (Miyagi, el experto de Karate, en dialecto de Okinawa). También era conocido como el fundador del estilo Goju ryu. Creó los kata de Goju ryu “Gekisai 1”, “Gekisai 2”y “Tensho”. Desde entonces Meitoku Yagi estuvo aprendiendo Karate con Miyagi Sensei. La práctica era dura. Tuvo que practicar únicamente Sanchin por medio año. “Mis hombros estaban llenos de moretones, ya que Miyagi Sensei los golpeaba con sus palmas durante mi práctica de Sanchin”, comentaba Meitoku Yagi recordando su duro entrenamiento de Sanchin. Miyagi Sensei hizo que Yagi desarrollase su cuerpo fuerte y su espíritu luchador a través de la práctica de Sanchin. También enseñó a Yagi el aspecto moral del Karate o “el camino de lo humano” (moralidad). Hay un episodio relativo a esto que es como sigue:
Un día Meitoku Yagi fue a los baños públicos, cuando aún entrenaba con Chojun Sensei. En ellos, ayudó a un anciano a lavarse la espalda. Cuando vio los amoratados hombros del amable joven le dijo “tú vas al dojo de Miyagi Sensei ¿verdad?” También añadió: “namanugutudo sundoo” (siempre debes ser amable con la gente mayor como los has sido ahora conmigo) y le dio las gracias. Con el tiempo Miyagi Sensei oyó la historia, visitó a Meitoku Yagi y le dijo “¡hiciste bien! Merece la pena enseñarte Karate.” Miyagi Sensei estaba encantado. Alabó a Yagi.
“Soy un hombre normal. No tengo nada especial” dijo Yagi. Asume la misma actitud hacia el Karate que Miyagi Sensei; Karate es lo mismo que el Zen. Los lemas del Meibukan, el dojo de Karate de Meitoku Yagi, son: “el agua que fluye de un río nunca compite con otra para ir hacia delante” y “la verdad del Karate está en el entrenamiento de tu mente y espíritu”.
Meitoku Yagi, con esos lemas, lanza una cuestión sobre la deportivización del Karate. Los torneos de jiyu kumite (combate libre) son muy populares hoy día. Los organiza la Japan Karate do Federation. Algún día el Karate podrá ser incluido en los Juegos Olímpicos. De todos modos, la Okinawa Karate-do Federation no aprueba tales torneos. Yagi está preocupado: “podríamos tender a descuidar la práctica de Kata de la tradición de Okinawa si hacemos del Karate un deporte de competición.”
Lo siguiente es su propio lema para el Camino del Karate. No tenemos nada en nuestras manos vacías. Un poder tan fuerte como el acero es nuestro kata y herencia que requieren una larga práctica y entrenamiento. Es lo que los hombres buscan para su propio respeto y defensa propia. La frase “lo que los hombres buscan para su propio respeto y defensa propia” es admirable.
Meitoku agi abrió su dojo “Meibukan” en 1949 o 1950, al poco de acabar la Segunda Guerra Mundial, cuando trabajaba como oficial de aduanas. Antes enseñaba en un terreno desocupado de la calle. El dojo aún sigue como antes. Nos recordó a un dojo de los viejos tiempos cuando vimos un makiwara y una barra de pesas en el patio de la casa de Yagi Sensei.

*nota del traductor: Jana Oyakata fue el general de más alto grado del reino de Ryukyu (Okinawa hoy día) cuando el rey Shonei gobernaba. Combatió fuertemente en la invasión japonesa cuando el clan Shimazu, un poderoso clan samurai, invadió Okinawa en 1609.

Artículo traducido del blog de Sanzinsoo con su autorización.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.