Puliendo mi deporte. Meitoku Yagi (49 años)

Publicado: 9 febrero, 2010 en Karate/Kobudo sensei

Haciendo tu arte una parte de ti. Construyendo un cuerpo sano a través del Karate para los jóvenes.

Perfil: Nacido en Meiji 45 (1912) en Kumemura, Naha. Graduado en el Instituto en Showa 7 (1932). Director de la Oficina de Aduanas del distrito de Tomari. Director de la Federación de Karate do de Okinawa. Director del Comité de Goju ryu Karate do.

Entrenamiento duro

Cuando tenía catorce años y había comenzado el Instituto mi abuelo pensó que debía  aprender Karate, así que me llevó ante Miyagi Chojun. Y así es como empecé en el Karate. Al principio Miyagi Sensei era muy estricto y a menudo nos sentábamos en seiza y le escuchábamos hablar por más de dos horas a veces. Sensei se sentaba también en seiza y nunca nos decía que nos sentásemos más cómodos y nos relajásemos. A Sensei también le gustaba mantener en jardín limpio. Yo llevaba agua desde el estanque, movía rocas, cortaba la hierba, etc. Era la manera de Miyagi Sensei de medir tu devoción. Sólo después se nos permitía comenzar el entrenamiento. Cuando entrenábamos, Sensei nos golpeaba en los hombros y había marcas negras de sus dedos donde nos había golpeado. A menudo yo iba al baño público y un anciano que trabajaba allí me decía: “has ido a Nagusuku ¿verdad?”. A veces me golpeaba tan fuerte que la piel de mis hombros se pelaba, y alguna vez me tuve que apoyar en la barandilla para escalar por las escaleras hasta el segundo piso donde Miyagi Sensei vivía.

En 1938 fui aceptado finalmente como uno de los mejores estudiantes de Miyagi Sensei. A menudo venía gente famosa de la isla principal a visitar a Miyagi Sensei para pedirle que les demostrara Karate para ellos. Hasta el final de la Guerra fui confidente de Miyagi Sensei y caminamos por el sendero del Karate practicando juntos.

La lucha entre el caballo y la cabra(1)

El arte de uno le puede ayudar de muchos modos. Tengo una historia en la que el Karate me ayudó. Fui destinado al regimiento 23 de la Armada en Miyakanojo(2) donde se me asignó el alimentar a los caballos. Había un caballo particularmente testarudo llamado Ariaki que mordía, pateaba y se levantaba sobre sus patas traseras. Un día intentó morderme y le golpeé con el puño derribándolo. Un soldado que estaba totalmente asombrado de lo que acababa de hacer dijo “¡la cabra y el caballo han peleado!”. Tras esto no tuve problema en que el caballo hiciera lo que yo quería para sorpresa de todos. En esa época yo rompía fácilmente 10 o 20 tejas.

Recuerdos de esto y aquello

Esto ocurrió mientras yo estuve en Taiwán y se me pusieron a cargo a varios peones. En el pueblo donde trabajaba había un matón llamado Seihira (3). Cuando iba por la calle todo el mundo se encogía de miedo. Un día, el señor Yoseyama sugirió un torneo entre Seihira y yo. Consistía en levantar rocas pesadas y romper siete piedras. Gané el torneo y tras eso fui tratado como una especie de salvador por la gente del pueblo.
Me regalaban comida y los cortes de pelo me salían gratis. Este es uno de mis recuerdos más queridos. Otro grato recuerdo es de cuando trabajaba de policía. Puesto que sabía Karate me mandaban a sitios escabrosos como Futenma, Takamine, y a cuáles no. Para estar a bien solía ir a beber con los de allí y por eso creo que mi habilidad para beber se fortaleció más que mi Karate. Cuando trabajaba en una rama de la policía de Itoman arresté a un hombre  que debía tener la fuerza de cuatro hombres. Tras eso la gente comenzó a llamarme Bushi Yaaji (4).

Los jóvenes de hoy que abren un dojo enseñan kumite; de todos modos para mí el propósito del Karate no es ganar en Kumite. El propósito del Karate es construir un cuerpo sano y hacer personas que contribuyan a la sociedad. En Kyoto hay un profesor llamado Tada. Cada invierno lleva a 200 o 300 de sus estudiantes al río Uji. Allí ondean su bandera y hacen kangeiko (5). Incluso los que viven cerca del río se unen. Nosotros también debemos poner todo nuestro esfuerzo e nuestro entrenamiento como el señor Tada.

(1)El artículo del periódico usa Katakana para escribir el nmbre de Yagi Sensei. Yagi también puede significar cabra en japonés. De ahí el título.
(2)Parte de la Prefectura de Miyazaki en el sur de la isla de Kyushu.
(3)Yagi Meitoku se refiere a un hombre taiwanés. He usado el modo de lectura en japonés.
(4)Dialecto hogen de Okinawa para Yagi el Guerrero.
(5)Entrenamiento de invierno.

Traducción al inglés por Mario McKenna. Traducido de su blog con permiso del autor.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.