Junbi Undo (III) Los tobillos

Publicado: 10 febrero, 2010 en Técnica

Mantener la flexibilidad en las articulaciones de los tobillos es esencial para la movilidad del cuerpo. Los pies han de agarrarse al suelo firmemente para enraizar el cuerpo al suelo en los movimientos de defensa y ataque y, como ya sabemos, para mantener un equilibrio, en cada Go (duro, firme) tiene que haber un Ju (suave, flexible). El Go en este caso es la acción de agarrarse de los pies, donde el Ju es la flexibilidad de las articulaciones de los tobillos. Si nuestros tobillos están rígidos, el centro de gravedad del cuerpo es fácilmente movible y seremos desenraizados. Esto puede asemejarse al pino que está fuertemente anclado al suelo con sus fuertes raíces, si bien el tronco y las ramas son flexibles y se doblan y ceden ante un fuerte viento. Si las ramas fuesen demasiado rígidas el árbol sería derribado sin importar lo fuertes que fuesen sus raíces.

Los tobillos tienen que ser lo suficientemente flexibles para ser capaces de girar el centro del cuerpo alrededor del círculo de los pies. En ningún lugar se ve más claro que al practicar Kakie.

El círculo de los pies al que me refiero es el límite en el que el tanden puede moverse alrededor de los pies. Para sentir esto, haz un Sanchin dachi y agárrate al suelo fuerte con los pies atrayéndose entre si. Ahora mueve el tanden en círculos alrededor de la posición de los pies y nota en qué punto comienzas a perder conexión con el suelo. Esta es la limitación de tu círculo de movimiento. Si mueven tu centro de gravedad fuera de este círculo serás desequilibrado. La flexibilidad de los tobillos es esencial para tener unos movimientos fluidos alrededor de este círculo. Esta misma sensación puede conseguirse usando en kongoken en el ejercicio en el que lo mantenemos verticalmente y lo giramos en usando una mano.

Además de esto, la flexibilidad de los tobillos es muy importante para el ashi y tai sabaki. Si los tobillos no tienen flexibilidad, no podrán generar el muelle ncesario para iniciar los movimientos rápidos de evasión que se requieren en combate.

En uno de los movimientos que se trabajan los tobillos en junbi undo nos levantamos sobre las bolas de los pies, de puntillas. Este movimiento está relacionado directamente con el mae geri en que el peso está concentrado en la bola del pie, directamente sobre el dedo gordo, empujando hasta el límite natural con los músculos de las pantorrillas. Cuando golpeamos con mae geri es esencial que la posición del pie sea la misma al hacer contacto con el oponente. Es común ver mae geri ejecutados con el pie haciendo un arco ascendente mientras alcanza el objetivo. Practicando regularmente junbi undo creamos el hábito de presionar fuertemente con el gemelo antes del impacto, asegurandonos que la patada va directa al oponente en un plano horizontal hacia el objetivo.

Además, el ejercicio mejora el modo de iniciar todas las técnicas de pateo que tenemos en Goju ryu. Antes de patear levantamos la rodilla. Si sólo usamos el cuádriceps y los flexores de la cadera para hacer esto notaremos que el movimiento es lento y farragoso, mostrando nuestra intención al enemigo. Para hacer el movimiento más rápido y dinámico debemos implicar la cadera para empujar la pierna hacia el frente, pero antes de eso levantamos la rodilla usando el gemelo para apuntar con la bola del pie hacia el suelo, elevando la rodilla rápidamente hacia la cadera. La patada así fluye desde su disparador inicial. Esta es la razón por la que apuntamos con los dedos de los pies abajo al hacer hiza geri, denominador común de todas las técnicas de pateo de Goju ryu con la excepción del furi geri.

En la siguiente parte de este ejercicio en junbi undo, tras ponernos de puntillas, nos apoyamos fuertemente sobre los talones, al revés, levantando los dedos del suelo, estirando esta vez los gemelos  y llevando el peso del cuerpo a los talones. Este ejercicio está relacionado con kansetsu y desarrolla la posición que la pierna y el pie necesitan en el momento de impacto en esta técnica. Además podemos relacionarlo también con el modo único de pateo que encontramos en el kata Sesan, cuando el oponente nos agarra el mae geri. Cuando esto ocurre respondemos inmediatemante  empujando con el talón al abdomen para crear la distracción necesaria para retraer el pie. De nuevo, esta sensación se desarrolla en este mismo ejercicio.

Además de mantener la flexibilidad de los tobillos adelante y atrás, debemos equilibrar esto con la flexibilidad hacia el interior y exterior de las articulaciones.

Cuando llevamos el peso hacia la parte externa del pie, levantando los dedos gordos, vemos que la posición del pie corresponde directamente con la posición de golpeo tanto de ashi barai como de furi geri que encontramos en Suparinpe. Inmediatamente tras esto, tiramos de cada pie hacia el otro, clavando el dedo gordo al tiempo que levantamos los demás. Así trabajamos la cara interna de los pies. La acción corresponde a la posición del pie que usamos en la acción de dar el paso en Sanchin kata.

Estos dos ejercicios trabajan la flexibilidad de las articulaciones en las cuatro direcciones. Además de las rotaciones que practicamos con los pies levantados del suelo, vemos que los tobillos se ejercitan en cada dirección en la que es probable que se tuerzan en la ejecución de un kata. Además de esto, los ejercicios trabajan la posición correcta necesaria para las técnicas de pateo que encontramos en los kata de Goju ryu.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.