Hojo Undo: los entrenamientos olvidados del Karate tradicional

Publicado: 11 febrero, 2010 en Historia, Técnica

Os presentamos de nuevo un artículo de Michael Clarke, 7º de Okinawa Goju ryu, alumno del fallecido Eiichi Miyazato sensei, sobre el arte del hojo undo. Aprovechamos para anunciaros que acaba de publicar un libro sobre hojo undo, único en el mercado especializado en esta materia tan esencial a nuestro arte, y a la vez tan olvidada. El libro ha sido publicado por YMAAPublishing, de quienes hemos obtenido el permiso para traducir  el artículo que os traemos, publicado en su web.

Con el libro ya en nuestro poder, podemos afirmar sin duda que se trata de un deber para cualquier karateka serio disponer del mismo; aparte de cubrir el hojo undo introduce no pocos ejercicios de junbi undo, y el texto es acompañado de fotografías nunca vistas de diferentes maestros ejercitándose en hojo undo, entre otros de Higaonna sensei. Podéis ver fragmentos del texto pinchando AQUÍ

Hojo Undo: los entrenamientos olvidados del Karate tradicional

por Michael Clarke

subir imagenes

Hojo Undo: entrenando con aparatos.

En una època en la que el entramiento de Karate lo ven algunos como una carrera, y otros como un pasatiempo familiar, muchos de los métodos más antiguos y tradicionales han dejado de usarse, y han sido reemplazados en muchas ocasiones por un entretenimiento físico. Pero en los dojo de Okinawa y en unos pocos dojo por el mundo, donde los karateka siguen adheridos a la tradición, todavía perduran los métodos de entrenamiento que desafían a los artistas marciales. Uno de esos métodos es el hojo undo, que significa entrenamiento suplementario; y dentro de esta categoría se encuentra el kigu undo, el entrenamiento con herramientas o implementos diseñados para probar la tenacidad y el aguante física y mental del karateka. En una confrontación de cualquier tipo, la debilidad será seguramente explotada. Así que es mejor descubrir estos fallos mientras trabajamos con las herramientas del hojo undo en vez de esperar hasta que nos encontremos con un enemigo.

Hojo undo: las raíces de Okinawa

Excepto el makiwara, pocas de las demás herramientas del hojo undo pasaron de Okinawa a Japón en los primeros años del siglo XX.  Pero incluso entonces, el arte de combate de Okinawa comenzaba a expandirse más allá de sus costas, dando sus primeros pasos hacia el fenómeno mundial que es hoy. ¿Quién no ha escuchado nunca la palabra Karate? Aunque conocen el nombre, pocos conocen el Karate por experiencia, e incluso menos pueden afirmar entenderlo. Esto se debe a que captar la verdadera profundidad del Karate lleva a menudo más de una vida. Más allá de las técnicas de lucha y la adquisición de grados y títulos codiciados por muchos hoy en días se asientan los verdaderos valores que encontramos en las artes marciales tradicionales, la perfección del carácter por medio del entrenamiento exhaustivo. Incluso así, la práctica seria de Karate durante muchos años no perfeccionará el veradero carácter de una persona, pero sí lo revelará.

Llamado a veces “acondicionamiento”, hojo undo juega un papel importante en el conjunto de la educación del karateka. Aunque la mayotía del Karate se practica mejor con un compañero de entrenamiento, las herramientas que se presentan en este artículo también proveen resistencia e impacto, y con el tiempo ayudarán a mejorar el nivel de aquellos que siguen este tipo de entrenamiento. El aumento de la masa muscular, la respiración y coordinación del cuerpo y una mayor fueza física son sólo algunos de los beneficios inherentes al hojo undo. Estas solas razones hacen ya que merezca la pena practicarlo. El Karate de Okinawa se basa en cuatro principales puntos: aptitud, fuerza, estrategia y aplicación. El hojo undo constituye el principio del segundo punto.

Hojo Undo: Makiwara

Quizá la herramienta más famosa del panteón del hojo undo sea el makiwara, un sólido poste afirmado al suelo o a un muro, de no más de diez centímetros de ancho y acolchado en la parte se arriba para acomodar al puño, que va a golpearlo repetidamente. Ese aparato se usa mucho dondequiera que se junten karateka para entrenar. Además del seiken (puño frontal), donde sólo golpean los nudillos de los dedos índice y corazón, también se trabajan en el makiwara uraken (reverso del puño), empi (codo), shuto (canto externo de la mano) y haito (canto interno de la mano). Coemnzando lentamente y sin aplicar la máxima fuerza, los golpes se van incrementando tanto en número como en potencia, hasta golpear con nuestros golpes más fuertes. Ningún otro compañero soportará la cantiad de impacto que eventualmente aprenderemos a descargar al makiwara, ni estará preparado para volver a lo mismo al siguiente día.

Hojo Undo: Chiishi

El chiisi es, en mi opinión, la mejor herramienta para el acondicionamiento global del cuerpo y para la coordinación entre este y la respiración. Con esta herramienta se puede mejorar la fuerza de todo el cuerpo, desde los dedos de las manos a los de los pies. Simplemente al levantar el chiisi, el agarre empleado fortalece los dedos, muñecas y brazos. Los diversos ejercicios que se hacen con el chiisi buscan grupos musculares específicos en brazos, hombros y torso, y el continuo bajar a shiko dachi fortalece las piernas. Con el tiempo este aparato ayudará a crear resistencia física y mental así como armonía entre el cuerpo, la respiración y nuestros movimientos. De hecho, controlar esta herramienta es difícil, si no imposible, si no se logra esa armonía. Nos acercamos al valor de este tipo de entrenamiento al comprender que dicha armonía proviene del espíritu (intención) del karateka.

Hojo Undo: Nigiri game

Los nigiri game (jarras de agarre) se usan principalmente, como indica su nombre, para fortalecer el poder del agarre del karateka. El Karate moderno, enseñado por instructores comerciales, ha mutado en un arte de golpeo, un tipo de Karate que da excesiva importancia a los puñetazos y patadas, usando el boxeo para salir de los problemas. El Karate de Okinawa siempre ha incluido agarres y extrangulaciones, así como ataques, en su arsenal de técnicas. El kumite (combate) se contempla como una última opción si hubiera un conflicto, y debería controlarse con la menor actividad posible; el boxeo sólo serviría para prolongar la pelea, y cuanto más se alargue el combate más posibilidad hay de sufrir daños, o algo peor. Un agarre fuerte a la garganta, o a las zonas blandas de brazos y piernas, son formas de concentrar la voluntad del agresor de un modo que un puñetazo o una patada no pueden. Lejos de ser algo obsoleto, desarrollar un potente agarre proporciona una herrramienta más para llevar la violencia a una conclusión rápida y decisiva, una máxima que se encuentra en el corazón del Karate tradicional.

Hojo Undo: Ude kitae

Este aparato se compone de nada más que un poste redondo anclado firmemente al suelo. Es opcional liar cuerda alrededor del área de impacto, como también los son ponerle brazos o incluso piernas para mejorar esta práctica que no requiere compañero. El aparato se usa en su forma más sencilla para templar las superficies de los brazos y piernas con las que se bloquea, así como algunas partes del cuerpo con las que se golpea, como shuto uchi (borde exterior de la mano), shotei uchi (palma abierta), y tetsu uchi (golpe de martillo). Si se le añaden miembros al poste, se pueden usar para atrapar, agarrar y practicar luxaciones combinándolas con los ya mencionados golpes. Sobre todo, el ude kitae es un compañero ideal para aquellos que quieran probar sus técnicas en “alguien” que desee llevárselas todas, y algunas más.

Hojo Undo: Kongoken

De todos los utensilios que se usan en el Karate tradicional, el kongoken es diferente en cuanto que no fue importado de China, como lo han sido muchas ideas y aparatos de entrenamiento, sino de las islas del Pacífico de Hawai. El famoso profesor de Karate Chojun Miyagi visitó Hawai en 1934 y en su visita vio a los luchadores de wrestling trabajar con un pesado aro de hierro, casi tan grande como una persona. Tan impresionado quedó con su uso que volvió a su casa con un kongoken cuando abandonó las islas en 1935, e inmediatamente introdujo su uso en el programa de entrenamiento de hojo undo de sus estudiantes. Se utiliza de varias maneras para trabajar el agarre, así como también para conseguir un gran nivel de empuje explosivo con la cadera, conocida en Karate como “koshi”, así como para desarrollar tamaño y fuerza en la musculatura pectoral y de los brazos. Al igual que con otras herramientas de levantamiento, el agarre se desarrolla para convertirse en un arma devastadora.

Hojo Undo:  Beneficios

La llave para conseguir beneficios del hojo undo o kigu undo es un entrenamiento diligente durante un largo periodo de tiempo. Deben prevalecer la paciencia y el sentido común cuando se trata de pesos y superficies duras, que serán implacables con aquellos que adolezcan de ambas. Contentate con desarrollar habilidades y potencia lentamente, y al hacerlo aprende a ir más allá de tu límite físico y mental hasta niveles que nunca pensaste posibles. Al hacerlo ganarás confianza al conocer no sólo tus límites, sino tu potencial también. Este entrenamiento no es solamente un entreno de pesos pasado de moda, de una época antes de que existieran gimnasios en casa y spas para la salud; es una parte integral de la educación del Karate. En esencia es una oportunidad para conectar un esfuerzo físico extenuante con una mente calmada y con determinación, y la habilidad para conseguirlo bajo presión es un arma poderosa.

FIN

A continuación os dejamos con algunos vídeos en los que se muestran diversos entrenamientos de hojo undo; dichos vídeos no están en el artículo original de Clarke sensei.

Higaonna sensei trabajando chiisi:

Higaonna sensei con nigiri game:
Garry Lever trabajando chi ishi, ishi sashi, nigiri game, kongoken, tan, makiwara y tou:
Anuncios

Los comentarios están cerrados.