Junbi Undo (V) Las caderas

Publicado: 11 febrero, 2010 en Técnica

Las caderas pueden compararse al motor de un coche, que da la potencia necesaria para iniciar el movimiento del vehículo. Un buen movimiento de cadera es de vital importancia en todas las escuelas de Karatedo, así como en la mayor parte de artes marciales. En el mundo occidental consideramos la fuerza física de una persona por el tamaño de sus hombros o brazos, pero en el este lo que se considera que revela la fuerza son las caderas. Para iniciar el movimiento se deben dar tres cosas. La primera es la intención de la mente. Esta intención lleva el movimiento del tanden y la respiración, que genera el movimiento de cadera necesario para hacer esa técnica. Los tres componentes ocurren al mismo tiempo, con una pausa mínima. En Goju ryu, la cadera se mantiene cuadrada, como en Sanchin Kata. Cuando lanzas un golpe, las caderas se mueven repentinamente para dar la inercia que lance o tire del miembro que golpea, volviendo entonces la cadera a su posición cuadrada original. Al mismo tiempo los hombros han de estar bajos, y concentrados en el tanden en un esfuerzo por bajar nuestro centro de equilibrio. Hablaremos más adelante del tanden; por ahora es suficiente saber que es muy importante desarrollar un sentimiento en las caderas ya que es en esta región donde se encuentra el bajo tanden.

En junbi undo hacemos varios ejercicios para estirar y abrir los músculos y tendones que rodean las articulaciones de las caderas. Es importante desarrollar flexibilidad en este área, ya que cualquier tirantez o tensión causará restricción en el movimiento. Esos mismos ejercicios estirarán el área de la espalda baja y los femorales, que están directamente relacionados con los movimientos que hacen las caderas. De nuevo, cualquier tensión en ese área perjudicará el libre movimiento de las caderas. Los primeros ejercicios que hay en junbi undo sirven para este propósito, concentrándose básicamente en estirar y ejercitar el desarrollo de los flexores de las caderas y femorales.

Tras esto pasamos a hacer dos ejercicios que se concentran en desarrollar el movimiento de tirón requerido para iniciar cualquier movimiento de brazos y piernas. Primeramente, mientras estamos en zenkutsu dachi movemos fuertemente las caderas a un ángulo de 45º, volviendo a la posición de partida cuadrada, dejando los pies siempre quietos. Inicialmente veremos que la posición se pierde con el movimiento, y lo vemos en el movimiento de ña rodilla de la pierna que guía. El movimiento de la rodilla debe ser directamente alante y atrás en la misma línea del pie, en vez de lado a lado. Puede ayudar para evitar movimientos a los lados el imaginar que los pies y las rodillas están en los raíles de una vía de tren, permitiendo al practicante darse cuenta de que el movimiento que se requiere va en línea recta. Este ejercicio está directamente relacionado con técnicas como los gyaku tsuki que aparecen en los Gekisai Kata.

Después de este ejercicio, nos colocamos en zenkutsu dachi con un ánglo de 45º. Si la cabeza está mirando al norte, el cuerpo y caderas deben mirar al noroeste. Las caderas entoces giran al ángulo opuesto (noreste) a 45º con la cabeza aún mirando al norte. Es importante que no nos levantemos durante el cambio. Las caderas se mantienen bajas, y verás que el centro de gravedad gira ligeramente entre los pies, mientras que la intención es mover toda la masa del cuerpo, en vez de girar nada más. El tanden deb implicarse firmemente, y el tirar de este y de las caderas debe arrastrar las piernas. Este ejercicio tienen que ver con la técnica de luxación al brazo que hay en Shisochin Kata, así como en el shuto uchi de Seipai Kata, cuando giras de kokutsu dachi a zenkutsu dachi; pero en general es la misma sensación que debes tener al iniciar cualquier movimiento con los brazos. Este mismo ejercicio se puede hacer con el tan para añadir un resistencia ue puede ayudar a desarrollar una sensación mejor de cómo debemos apretar los múculos para iniciar la técnica. Cuando tenemos una buena sensación haciendo estos dos ejercicios el practicante verá que esta sensación se manifiesta por si misma en las técnicas de golpeo, cuando los movimientos de las manos proceden del movimiento de las caderas y el tanden. De este modo el junbi undo puede asemejarse a unir los puntos. Intentamos conectar la herramienta de golpeo al suelo, y el junbi undo nos da un modo sistemático de desarrollar cada punto (articulación) del cuerpo de modo que cada uno se pueda unir del suelo al objetivo. Para ayudarnos a conectar los puntos de las caderas a los de las piernas y pies tenemos más ejercicios.

La mayoría de la gente, sea o no artista marcial, está familiarizada con el ejercicio de hacer círculos con las caderas. Con las manos apoyadas en la espalda baja hacemos círculos con las caderas en ambas direcciones. Para nosotros, practicantes de Goju ryu, es de vital importancia que estemos firmemente anclados al suelo al hacer este ejercicio o nos perderemos un componente vital. Al estar en heiko dachi, nos agarramos al suelo con los dedos de los pies al tiempo que tiramos de los pies hacia sí. Esta tensión dinámica en los pies da el agarre al suelo que enraiza nuestra postura al suelo. Mientras las caderas hacen círculos, debemos llevarlas a los límites de nuestro rango de movimiento al tiempo que mantenemos nuestro agarre al suelo. Debes darte cuenta de que esto tiene una relación directa con las mismas cosas que le ocurren a nuestros pies y piernas cuando practicamos Kakie o Sanchin shime.

Debemos mantener las misma firmeza y enraizamiento de los pies y piernas en los ejercicios que siguen, cuando continuamos el camino hacia arriba del cuerpo que nos lleva a preparar el torso.

Traducción del blog de Garry Lever con su autorización.

Este artículo es continuación de

Junbi Undo (I)Junbi Undo (II) Los dedos de los piesJunbi Undo (III) Los tobillosJunbi Undo (IV) Las rodillas

Anuncios

Los comentarios están cerrados.