Construyendo la estructura

Publicado: 23 julio, 2010 en Filosofía, Técnica

por Garry Lever

Esta es una idea que lleva rondando en mi cabeza un tiempo, con la que he tenido serios problemas a la hora de plasmarla por escrito.

A menudo especulo sobre esas historias relativas al entrenamiento bajo Higaonna Kanryo Sensei y cómo sus estudiantes aprendían y entrenaban solamente Sanchin y Hojo undo los tres primeros años de práctica con él. Incluso en esa época, en la que no había tanta cantidad de maneras de distraerse, no había playstation, televisión o facebook, la mayoría de personas lo dejaban por aburrimiento. Hoy día parece que tenemos muchas dstracciones y muchos modos de desperdiciar nuestro tiempo, tantos, que te sería muy difícil encontrar a un solo estudiante con la paciencia suficiente para llevar ese tipo de entrenamiento. La gente quiere que la entretengan, especialmente si paga por ese privilegio. (Esto levanta la pregunta de si podemos enseñar con total honestidad si recibimos dinero por transmitir un arte).
Así pues ¿cuál es el valor de pasar tres años haciendo sólo Sanchin y Hojo undo? (Con el término Hojo undo incluyo practicar kakie, tai kitai y sandan gi).
He escrito en alguna ocasión sobre cómo Sanchin puede compararse a una botella llena de agua. El agua en sí son las varias técnicas que encontramos en los kata de Goju ryu. La botella es Sanchin. Sin la botella no hay manera de usar el agua, que sería así inútil. Sanchin puede compararse también a la estructura de una casa. Los muros, suelos, tejado, todo esto es Sanchin, la cubierta exterior. Todo el bonito mobiliario que contiene la casa son las técnicas de Goju ryu.

En cuanto al Goju ryu, tengo la firme opinión de que sin una comprensión de cómo usar el cuerpo de acuerdo con la estructura de Sanchin, las técnicas del Goju ryu son inefectivas.
Las diferentes y variadas aplicaciones del Goju ryu son impracticables hasta que el cuerpo ha sido lo suficientemente acondicionado para ser capaz de ejecutar dichas técnicas. Es por esto por lo que empleo muy poco tiempo trabajando bunkai en mi dojo, porque hasta que el cuerpo no esté listo, el estudiante estará trabajando una técnica inefectiva que le podría causar problemas en caso de que la usase para defenderse. Esto es algo que pesa mucho en mi conciencia.
Por medio de un entrenamiento intensivo en Sanchin y Hojo undo, el modo en que usamos y comprendemos nuestros cuerpos cambia significativamente. He mantenido a menudo que Sanchin es un método de conectar el punto de contacto de nuestro cuerpo (la parte que toca a nuestro oponente, por ejemplo) al suelo. La habilidad de golpear y conectar el golpe a nuestro pies). Se trata de recibir la fuerza en el cuerpo. La expedición de la fuerza se hace mediante una combinación de respiración, contracción explosiva del tanden, y una transferencia de peso a los pies.

Es en la enseñanza de la recepción y en la expedición de poder en lo que Sanchin sobresale, reforada además por el uso de las herramientas de Hojo undo.

Aprender la correcta alineación postural y estructura de Sanchin lleva mucho tiempo. Aprender cómo combinar la respiración con el movimiento del cuerpo lleva mucho tiempo. Aprende a cómo usar el tanden de acuerdo con la respiración y el movimiento del cuerpo lleva mucho tiempo.
Es mediante el entrenamiento diario, hecho con un mente inquisitiva, no haciendo simplemente los movimientos, es como conseguimos hacer estas cosas partes de nuestro ser. Al fin y a la postre, Sanchin no será más un kata, será algo que “sencillamente ocurre” cuando usamos el cuerpo. Es en este punto en el que estamos preparados para comenzar a entender cómo usar este arte al que llamamos Goju ryu.

¡La teoría de que esto requiere tres años para aprenderse puede ser una subestimación!

Anuncios

Los comentarios están cerrados.