Osoji

Publicado: 29 diciembre, 2010 en Filosofía
 
Conforme este año alcanza su fin comenzamos a prepararnos para el año que entra reflexionando sobre nuestros éxitos y fracasos de este año.
Una parte importante de esto en mi dojo es el acto de Osoji.
 
Soji (limpiar) es algo que los miembros de mi dojo hacemos antes y después de cada entrenamiento, pero Osoji es un poco diferente y se hace durante nuestro Hatsu Geiko (primera sesión de entreno tras año nuevo). Todos los miembros ayudan a limpiar todo, de arriba abajo y de dentro afuera. Esto asegura que el dojo está libre de cualquier suciedad del año anterior de tal manera que comencemos de nuevo. El mismo ritual se hace con el espíritu del karateka, y se trata de un acto en el que nos deshacemos del equipaje y desorden que pudiera interferir con nuestra práctica futura.
 
Este año ha visto muchos cambios en mi vida y en mi dojo. La mayor parte para mejor, pero siempre hay un par de cosas que se nos envían para probarnos. La parte importante de Osoji es aprender a dejar ir lo innecesario.
Una excepción hecha a soji son las herramientas de hojo undo, que no se limpian. Ahora que lo pienso, nunca se limpian. Los aparatos de hojo undo deberían limpiarse por el uso, lo que hace que no el polvo no se deja que se llegue a posar. Si ves un dojo con equipo que tiene polvo, es una buena indicación de lo usan rara vez, y esto puede indicar estudiantes vagos o más bien ¡un profesor vago!
 
Todo dentro de un dojo debe servir a un propósito, de otro modo simplemente algo ocupa un espacio (esto incluye a los estudiantes). Las fotos, los kanji, el equipo, los trofeos y certificados (¡bromeaba!), todo debe servir para enseñarnos una lección y ayudarnos en nuestra práctica, sino son solo decoración y pertenecen a un museo.
 
Se ha escrito y discutido mucho en diversos blogs y foros sobre la necesidad de un dojo kun. Mi impresión es que esto no se ve como algo importante para la mayor parte de la gente del Karate. Muchos comentan que tienen un dojo kun colgado en su dojo, pero que los miembros del dojo nunca lo estudian. Si este es el caso mejor quitarlo ya que simplemente ocupa un espacio en la pared. Esto sería como tener un chiisi en el dojo pero no saber cómo usarlo. Si un visitante viniera a mi dojo y preguntase sobre el chiisi, nos causaría un gran bochorno el admitir que no sabemos usarlo y admitir que está simplemente como decoración y que no tenemos ni idea de para qué es.
El fin de un año es también un nuevo comienzo. Esto ofrece la oportunidad perfecta para una pequeña reflexión e introspección. Quizá una buena pregunta para todos sería:
¿Por qué practicas, y qué tratas de lograr de tu práctica?
 
Las respuestas a estas preguntas pueden bien señalar qué partes de tu entrenamiento son esenciales y cuáles no lo son. Sólo ten cuidado de que por el recorte de lo no esencial pierdas la esencia del Karate y la conviertas en algo bastante diferente.
 
¡Feliz Año Nuevo!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s