¿Qué “estilo” practicas?

Publicado: 31 enero, 2011 en Filosofía

por Michael Clarke

Chojun Miyagi supervisa a sus estudiantes mientras posan para una fotografía. Son, de izda a drcha: Meitoku Yagi, Eiichi Miyazato, Seikichi Toguchi y Eiko Miyazato.

No estoy seguro de cómo era en tiempos pasados, pero ¡hoy nos gusta tener nombre para todo!

No es suficiente practicar sencillamente Karate, tienes que tener un nombre para el tipo de Karate que haces. A veces me pregunto si esto no tiene más que ver con tener un supuesto nivel de prestigio que con otra cosa ¿quizá es esto?

Si miras la foto que adjunto puedes ver (en cuanto a los tres primeros estudiantes) a los fundadores del Meibukan, Jundokan y Shoreikan. Solamente Eiko Miyazato, hasta donde sé, no estableció un dojo que se transformó luego en una organización mundial. Aquí hacen todos el mismo Karat, bajo la atenta mirada del mismo profesor, y hoy día sin embargo cada uno de los tres grupos que he mencionado tienen un enfoque muy diferente al “Goju ryu”. Yo entreno en el Jundokan pero he visitado a menudo el Meibukan a presentar mis respetos al hijo mayor de Meitoku Yagi, Meitatsu Yagi sensei. El entrenamiento que hago y el que he visto en el Meibukan son muy diferentes por lo que… ¿qué estilo de Goju ryu es el auténtico que enseñó Miyagi sensei?

La respuesta, en lo que a mí concierne es… ¡NINGUNO!

Eso es porque no creo que haya “un” modo correcto de ejecutar las técnicas de Karate y sólo porque mucha gente use el nombre Goju ryu para el Karate que hace no significa que sea como el Karate de Chojun Miyagi, De hecho, iría tan lejos como para sugerir que no hay ni una sola persona viva que esté practicando su Karate de exacta manera a como Miyagi sensei lo practicaba; además ¿por qué deberían?

La “tradición” del Karate tradicional no está en repetir los movimientos exactamente a como otros lo hicieron en el pasado, sino en la manera en que tú los aplicas hoy al Karate que practicas. Creo que es hora de que paremos de confiar en lo que otros hicieron tiempo ha y, con toda la debida humildad admitamos que el Karate que hacemos es “nuestro” Karate. Por supuesto que una vez que lo hagamos hemos de responsabilizarnos de lo que hacemos. No más excusas del tipo “así es como lo hacemos en nuestro estilo” o “así lo hacemos en nuestra asociación”. Tienes que comprender por qué “” haces lo que haces, y si no, quizá necesites entrenar más y enseñar menos.

Hace poco dos personas han visitado el Shinseidokan. Vinieron con una semana de diferencia y ambo practican Goju ryu pero ninguno practicaba de manera parecida a la mía. Lo que más me sorprende a menudo de las personas que me visitan no es la diferencia física de su Karate sino sus mentalidades, lo que hay detrás de lo que hacen. Me sorprende con frecuencia lo que la gente hace y lo que realmente piensa que hace.

Nuevo libro a la venta

Publicado: 25 enero, 2011 en Noticias y actualidad

Buenas noticias: nuestro compañero Garry Lever, al que habitualmente traducimos sus interesantes artículos acaba de sacar a la venta un libro sobre el arte del Goju ryu. El título es Wondering Along a Dark Path que en español vendría a ser “Caminando por un Oscuro Camino”. Esta frase pertenece a Miyagi Chojun Sensei que expresaba cómo se sentía tras la muerte de su maestro Higaonna Kanryo sensei respecto a su práctica.

El libro presenta artículos del autor, algunos de ellos ya publicados en su blog y otros muchos que no, junto a multitud de fotografías de sus viajes a Okinawa, entre otras. El prólogo está escrito por Michael Clarke sensei, al que ya conocéis los visitantes de este blog, y como colofón presenta una entrevista inédita a Hokama Tetsuhiro sensei.    

Recomendamos vivamente la compra del libro que podréis hacer pinchando AQUÍ

El dojo

Publicado: 25 enero, 2011 en Filosofía
Mientras llevábamos a cabo el reto de resistencia de la semana pasada, alguien comentó que nunca había prestado hasta entonces mucha atención a las varias fotografías y shodo (caligrafías) que cuelgan de las paredes. Cuando no tienes otra cosa en la que concentrarte durante un período de muchas repeticiones, supongo que estas cosas se hacen más interesantes.
Mencionaba en algún post anterior la necesidad de que todo en un dojo tenga un propósito. Esto es, que todo debería a ayudar en la enseñanza del estudiante en algo. Si una foto está por mera decoración, quizá mostrando un evento pasado, o una foto tuya en la que estás más delgado y en forma, quizá deberías quitarla y sustituirla por algo más beneficioso.
En mi dojo todas las fotografías son históricas y ayudan a contar el desarrollo del Goju ryu desde los días de Higashionna Kanryo sensei hasta la última etapa de la vida de Chojun sensei. He tenido cuidado también de escoger fotografías a las que pueda referirme respecto a ciertos aspectos técnicos que puedan llamar la atención a ls estudiantes como ayuda visual.
Los shodo son también importantes ya que ayudan a dar un equilibrio en la educación de un estudiante. Mucho de lo que ocurre en el dojo está relacionado con lo físico, por lo que es bueno para un estudiante ser capaz de ver estos shodo cuando por ejemplo limpian el dojo, dándoles la oportunidad de reflexionar sobre su significado y qué lugar podría tener en sus propias vidas. A esto se le llama bun bu ryo do.
No fuerzo a los estudiantes a que se aprendan los significados de los shodo, los nombres de las personas de las fotos o fechas concretas de la historia del Goju ryu, pero sería embarazoso si un visitante les preguntara alguna cosa de algo relacionado con el dojo y tuvieran que responder “no lo sé”. La responsabilidad de que no se decepcionará recae sobre ellos.
Barrett sensei tenía un shodo en su dojo en el que se leía “preguntar no es más que un momento de vergüenza”. En otras palabras, si no sabes algo ¡averigualo!
Si eres estudiante en un dojo que tiene algunas de las cosas que he comentado, tómate tu tiempo para asegurarte de que sabes qué es todo y por qué está ahí. Es tu dojo, ten el orgullo de saber todo sobre el mismo.
Hace unos años estaba en un famoso dojo en Okinawa que tenía bastantes shodo preciosos en casi todas las paredes, incluyendo un gran pergamino manuscrito por Miyagi sensei. No sé leer japonés por lo que pedí a uno de mis mayores que me tradujera el significado de dicho pergamino. Me dijo que no lo sabía. Pregunté lo mismo a cinco personas, y ni uno solo lo sabía tampoco. Qué vergüenza.
Lo mismo se aplica al equipo de un dojo. Si está ahí ¡úsalo! Si no hay tiempo durante la clase quizá tu sensei te permita llegar antes para que puedas golpear el makiwara antes del entrenamiento o usar alguna herramienta de hojo undo. Estoy seguro de que estará impresionado con tu entusiasmo. De nuevo, conoce y utiliza la historia del equipo y si no la sabes ¡averigualo!
Hay algo en un dojo “real” que es difícil de señalar. Cuando caminas por él, el aire parece que está vivo. Tal atmósfera se crea por miles de horas de sudor de la mucha gente que ha pisado ese suelo. El aire parece reberberar de los golpes del makiwara que quedaron confinados al pasado en el momento en que los golpes alcanzaron el objetivo. Un dojo vacío es un lugar muy especial en el que estar…
Soy muy afortunado porque durante mi vida casi siempre he entrenado en un “dojo tradicional”. Por supuesto también he entrenado en salones parroquiales, centros sociales y salas deportivas. No creo que se puedan comparar, y no trato de faltar al respeto a nadie cuando digo esto ya que sé que hay mucha gente haciendo todo lo que puede.
El dojo es una adición relativamente nueva en la historia del Karate, aunque en mi opiniñon es muy bienvenida.
Barrett sensei me preguntó hace unos meses si creo posible aprender Goju ryu sin un dojo.
Por resumir, mi respuesta fue que no.
“¡Pero antes entrenaban en jardines traseros en ropa interior!” te oigo decir. Sí, lo sé, pero mira la zona que rodea las fotos. Hay equipo de entrenamiento por todos lados. Para aprender realmente Goju ryu debes golpear cosas y debes levantar cosas. Hay una gran diferencia entre la conveniencia de tener todo a mano en un dojo en lugar de tener una sala alquilada que compartes con otra gente.
Si sientes una técnica débil o incorrecta, golpea tal o haz cual ejercicio hasta que lo sientas bien. Este es el beneficio más grande.
No creo que se pueda aprender Goju ryu sin hojo undo, y creo que para otorgar al hojo undo la importancia que merece los aparatos necesitan estar a mano todo el tiempo. No encerrados en un armario para sacarlos 15 minutos durante la clase.
Si no tienes un dojo ¿cómo puedes hacer esto? Construye las herramientas, tenlas en casa ¡y usalas! Todo practicante serio puede convertir su jardín en un dojo sin incomodar a nadie de la familia. Los aparatos son pequeños y ocupan poco espacio. tu entrenamiento real debes hacerlo en casa de todos modos, así que haz de tu entrenamiento lo que tú quieras que sea.

Entrevista a Teruo Chinen sensei (y II)

Publicado: 14 enero, 2011 en Noticias

Primera parte aquí

 

Pregunta: ¿Qué características hacen diferente al Goju ryu de otros estilos de Karate?

Respuesta: Como arte de budo todos los estilos y sistemas de Karatedo tienen la misma meta. Así pues, en el plano espiritual… no hay diferencias. Técnicamente Goju ryu usa la dualidad de lo duro y lo suave para tratar cualquier propuesta técnica. Usamos movimientos circulares en la mayoría de las acciones porque es más natural y disuelve de manera más fluida la energía que proviene de un agresor. La distancia de combate es más corta que en otros estilos y este simple hecho afecta a la posición del puño en hikite, los objetivos que buscamos en combate, etc. por ejemplo, como la distancia de combate es más corta el puño se retrae más alto que en otros estilos de Karate ¿por qué? No hay suficiente espacio para golpear. Más aún, hay muchas técnicas circulares cortas y rápidas. Algunas de estas técnicas implican el chasqueo (snap) de la muñeca para aumentar la potencia en el momento del impacto. Cuando la distancia es corta la velocidad no es tan importante pero sí la fuerza. La técnica no tiene que ir muy lejos por lo que el practicante tiene que ser capaz de generar un golpe potente. En esta distancia corta la velocidad no es importante. En su lugar lo es lo potente que sea el golpe, especialmente si os golpeáis simultáneamente. Los métodos de entrenamiento que se usan para desarrollar potencia en distancia corta son circulares . Porque usar todo el cuerpo produce la máxima potencia los practicantes de Goju ryu necesitan mover su cuerpo de manera circular para conseguir una ventaja añadida.

P: ¿Es esta la razón por la que los practicantes de Goju ryu hacen algunos de los kata que practican en otros estilos con pequeños cambios de dirección?

R: Sí. En Goju ryu todo es muy sutil. Las cosas no son tan obvias como en otros estilos de Karate en los que puedes ver a través de sus técnicas claramente. En Goju ryu todo tiene alguna máscara. Una técnica puede parecer fácil pero ser de hecho difícil de dominar. Por ejemplo, el Goju ryu comparte algunos kata con Shito ryu. Aún así, en Goju, los ángulos de algunas técnicas son diferentes. Enfatizamos también la tensión y la respiración correcta, siempre, en las técnicas y kata.

 

Leer el resto de esta entrada »

Atama wo sageru

Publicado: 11 enero, 2011 en Filosofía

 por Charles Goodin

Este es mi primer post de 2011 y creo que este es un buen tema para el año.

El otro día fui a comer con mis senior de Karate y amigos, sensei James Miyaji, sensei Walter Nishioka y sensei Pat Nakata. Nosotros (entre otros) vamos a comer a menudo juntos y este es uno de los secretos de cómo aprendo Karate – charlando con mis seniors mientras comemos.

Ese día el tema giró en torno a cómo debería ser un instructor de Karate, y uno de los seniors dijo: “Atama Wo Sageru” que se traduce como “inclinar (o bajar) la cabeza”. Este dicho se acompaña con el ejemplo del arroz: cuando el arroz es ya maduro se inclina (ya que los granos se vuelven pesados). Del mismo modo, cuando un instructor de Karate madura, se inclinará también. El peso de su habilidad y experiencia le harán más cortés y respetuoso.

Los tres instructores estabana de acuerdo con la importancia de este dicho ““Atama Wo Sageru” . Actuar de tal manera es muestra de un instructor de Karate maduro – actuar de manera arrogante es justo lo contrario.

Para aquellos que vivimos en occidente parece que los japoneses se inclinan todo el rato, y hasta cierto punto es verdad. Inclinarse es una parte importante de la cortesía de Japón. Pero obviamente hay una gran diferencia entre inclinarse simplemente y mostrar respeto. De hecho es posible para una persona inclinarse de una manera arrogante.

“Atama Wo Sageru” no significa simplemente que un estudiante o instructor de Karate deba inclinarse. Cualquiera puede hacerlo, una inclinación no significa nada.

Lo importante del dicho no es que uno se incline para mostrar respeto de un modo formal. En su lugar, uno se inclina como resultado del peso de su entrenamiento, sus logros y experiencia vital. Dicho de otro modo, cuanto más consigas más humilde debes ser.

Existe un dicho en Japón. Si te da el sol en la cara y no pones ninguna sombra eres arrogante (miras adelante). Pero cuando hay sombra en tu cara muestra que eres humilde (miras hacia abajo).

No me malinterpretes. No digo que la gente deba ser sumisa o deba ir por ahí con la cabeza gacha. Sólo digo que la humildad sincera es la marca de un consumado karateka.

Con los años he tenido muchas ocasiones para comer con muchos instructores de Karate. No puedo ni contarlas…muchas. Nunca he escuchado a ningún instructor charlar sobre sus grados, títulos u honores. Si alguno de ellos había sido honrado con algo recientemente nunca sacaba el tema y respondía a los comentarios con bastante vergüenza.

Los seniors no hablan sobre ellos mismos y sus logros; en su lugar se concentran en cómo pueden mejorar y hacer crecer a sus estudiantes.

Algo que he observado en el Karate es esto: algunos que saben muy poco actúan como si supieran mucho, pero muchas personas que saben mucho actúan como si supiesen muy poco. Debo clarificar esta segunda parte de esta observación. Cuando alguien sabe mucho implica que aprecia no sólo lo que sabe sino también lo que no sabe.

Hice un examen en una escuela de leyes. Cuando salí algunos de los demás estudiantes charlaban sobre lo fácil que era el test. Yo estaba sorprendido. En la superficie el examen era fácil, pero las preguntas tenían varias capas, algunas de ellas bastante complejas. El examen de hecho no era fácil para nada.

El test de Karate es realmente muy complejo, con muchas capas o estratos. Un instructor avanzado de Karate estará al tanto de esto. Incluso aunque sepa mucho se dará cuenta de que aún hay mucho que aprender.

Aparte de la defensa personal está la cuestión del carácter. Mucho después de que un instructor de Karate sea capaz de defenderse continuará trabajando en su carácter – no tiene fin.

Por medio del entrenamiento de Karate no escalamos más alto, excavamos más profundo.

“Atama Wo Sageru” – “Inclina (o baja) tu cabeza”.

No sé quién dijo esto, pero hay un dicho que es “un hombre nunca es más alto que cuando se dobla para ayudar a un niño”. Gran verdad.

He pasado estas vacaciones con mi esposa, mi madre, mis hijos, nietos, etc. Como abuelo me identifico con “Atama Wo Sageru”. Esto no significa que no debamos estar de pie y sentir orgullo. Porque debemos. Pero el peso de nuestras experiencias y logros deberían también hacernos más humildes.

¡Te deseo un gran 2011!

Quiero agradecer a todos los lectores de este blog de todo el mundo que me han enviado palabras de aliento. Todos somos hermanos en el entrenamiento de Karate ¡Trabajemos todos duro y mejoremos en este año!

Respetuosamente

Charles C. Goodin

Teruo Chinen

Un hombre pacífico

por José Mª Fraguas. Karate Masters vol 3

Él es uno de los más destacados instructores de Karate Goju ryu y uno de los escasos karateka que aún viven y entrenan y que pueden afirmar haber entrenado con el legendario fundador del Goju ryu, el gran maestro Chojun Miyagi. Orgulloso de sus tempranos vínculos con la “fuente”, Chinen sensei recuerda el entrenamiento de los “viejos tiempos”. “El dojo tenía suelo con arena, y la escuela era un patio trasero en forma de ele. No había ningún glamour.” Sólo una dedicación de por vida podría producir la increíble técnica y poder que posee Chinen sensei. Pocos en el mundo pueden igualar sus técnicas y acciones tan dinámicas y potentes. Maestro de escuela retirado, no cree en demasiados misticismos o cualquier otra forma de “ismo”. Cree, como budista, en las capacidades de la mente para mejorar el potencial de una persona pero no desde un punto de vista críptico o inexplicable. Para él, la conexión entre la técnica física y el pensamiento es de extrema importancia. Su conocimiento y comprensión de la cultura y filosofía china sorprenden. Para él, no obstante, es un camino sencillo para comprender las raíces del Karate. Como maestro de Karatedo, Chinen sensei se ha movido lo suficiente para haber visto casi todo, y esa es posiblemente la razón por la que es un hombre que está realmente en paz consigo mismo.

Pregunta: ¿Qué nos puede decir de la implicación de su familia en las artes marciales?

Respuesta: Mi familia tiene una gran tradición en las artes marciales. Nací en Kobe, Japón, en 1914. Mi padre era marinero de carrera en Okinawa. En 1945 nos movimos allí, y fue allí donde años después conocería a Miyagi sensei. Mi padre era practicante de Shorin ryu. Mi abuelo también fue profesor de Shorin ryu y mi tío era practicante de bo. De hecho se le dio su nombre a kata con este arma, como Chinen – no – kou. Fui el primer miembro de mi familia que practicó el estilo Goju ryu de Karate. Mi familia lo aceptó bien, pero mi hermano me las hizo pasar mal porque pensaba que debía seguir la tradición familiar de Shorin ryu.

P: Sensei ¿cuál es su relación conChinen Masami sensei de Yamanni ryu?

R: Yamanni Chinen ryu siempre ha tenido dos artes. Una es el sistema de armas y la otra el Shorin ryu Karate que mencioné antes. Masami Chinen fue mi tío abuelo. Vivió en Shuri, Okinawa y trabajó en el ayuntamiento de allí, al igual que mi hermano. Solía llamarle tío abuelo Shobi. Mi padre adoptó las formas japonesas y no usó el nombre Masa para sus hijos. Mis hermanos y yo recibimos nombres japoneses, que fueron: Akira, Hirokazu, Teruo y Toshio. ¡No más nombres chinos y no línea Masa!

P: ¿Cómo llegó a vivir cerca de Miyagi sensei y cómo lo recuerda?

 R: El hermano menor de mi madre era policía en el distrito de Naha, y resulta que su jefe era Chojun Miyagi, que daba clase en la academia de policía. Tenía varias casas, y una de ellas estaba a tres bloques de la de Miyagi. Mi tío, al ser soltero, no necesitaba una casa tan grande y se la dio a mi madre para que viviésemos en ella. Éramos una gran familia(seis hermanos), y no teníamos padre. En cuanto al entrenamiento, yo era un chaval, muy joven para recibir una atención seria por parte de Miyagi sensei. Por supuesto yo no sabía quién era, pero recuerdo que Miyagi sensei era un hombre serio y callado. Sus movimientos eran suaves pero extremadamente poderosos, ágiles y flexibles. La combinación de tal poder y flexibilidad era increíble. La fuerza de sus manos era tremenda y sus movimientos muy precisos. No había movimientos innecesarios. Su reputación era de hombre humilde y amable. Por supuesto en esa época había desafíos, pero Miyagi nunca tuvo actitud de bravatas. Venía de una familia rica, y al no tenerse que preocupar por el dinero puso todo su tiempo y energía en el Karate. Sencillamente podía permitírselo. Su grupo de estudiantes tenía personas de diferentes niveles, y los trataba de acuerdo a su habilidad y comprensión específica. Personalizaba la instrucción. Esa es la principal razón por la que ves estudiantes de Miyagi sensei haciendo las mismas cosas pero ligeramente diferentes. Personalizaba la enseñanza y le daba a cada estudiante lo que realmente necesitaba en ese momento. Otro factor es la etapa de la vida en la que se encontrase Miyagi sensei. No es que nadie haga algo mal sino que aprendieron de manera diferente en diferentes momentos. He escuchado historias realmente tontas sobre Miyagi sensei, como que podía dejar las huellas de sus pies en el techo por la habilidad que tenía de dar una vuelta hacia atrás a tal altura que podía patear el techo. Para empezar, el dojo estaba afuera. No tenía techo. Miyagi sensei era demasiado inteligente para arriesgarse a hacerse daño de ese modo. Era un hombre poderoso, pero humano.

 P: ¿Quién le presentó a Miyagi sensei?

R: Mi tío me llevó a su dojo una tarde. Le dijo a Miyagi sensei que mi familia era practicante de Shorin ryu y le pidió que me aceptase. Dijo que sí y así fue. ¡Sin papeleo! Mi primera clase fue de básicos, patadas, sentadillas, ese tipo de cosas.

P: ¿Cómo fue el entrenamiento después?

 R: Era silencioso. No había kiai fuertes o gritos. De hecho el kiai que practicábamos era muy interno. La razón de esto es que el dojo estaba en una zona residencial por lo que no era muy apropiado gritar. Él era oficial de policía. Así, lo último que quería era que salieran gritos de su casa.

P: ¿Cómo dirigía las clases en esa época?

R: Bien, no gozaba de buena salud entonces, por lo que se sentaba mucho rato y dirigía la clase. Observaba y daba instrucción. Hacíamos mucho kata. Kata y ejercicios suplementarios eran los básicos del entrenamiento. El entrenamiento suplementario incluía makiwara, chiisi, nigiri game y muchos otros (utensilios tradicionales). No había muchos estudiantes y los asistentes siempre se preocupaban mucho por los demás discípulos. Miyazato sensei era uno de ellos.

Leer el resto de esta entrada »

Ichi go, ichi e

Publicado: 4 enero, 2011 en Filosofía

 por Garry Lever

Un encuentro, una oportunidad…

En occidente tenemos una idea similar en la expresión “vive cada día como si fuese el último”. Los samurai de Japón seguían la idea de “morir hoy“. Todas estas expresiones contienen el mismo mensaje, pero se dice que el Karate de Okinawa es el camino de ichi go, ichi e.
Tenemos únicamente una oportunidad para dar la primera impresión a alguien que vamos a conocer. La impresión de esa persona estará en función de nuestras palabras y acciones, o la falta de estas. ¿Afecta esto a cómo nos comportamos frente a las personas que conocemos por primera vez? Por supuesto, no queremos que nadie piense mal de nosotros. De todos modos, la cuarta, quinta o sexta vez que veamos a la misma persona apuesto a que no estaremos tan preocupados de cómo somos percibidos. Ichi go, ichi e significa encarar cada instante como si fuese nuestra primera y última oportunidad.

Cuando nos levantamos por la mañana con una tarea que hacer, sea entrenar o algún trabajo en la casa, ceder a la tentación de dejarlo para más tarde no es el camino de  ichi go, ichi e, y no es el camino de un karateka.

Ichi go, ichi e no es el camino de la indecisión. Cuando la oportunidad surge hemos de agarrarla fuertemente. En lo que a defensa personal se refiere, hemos de tomar inmediatamente el momento en el que surge una oportunidad para acabar con el conflicto ¡Esto no significa recurrir siempre a lo físico!